9/04/2006

La Sangre Y la Esperanza



La sangre y la esperanza es un libro escrito por Nicomedes Guzmán, publicado en 1943.

Este libro se basa en un contexto histórico de conflicto entre protestas y huelgas, de tranviarios cerca de los años 30.

Esta es una novela que da a conocer un panorama social en la vivencia de Chile, estos e expresa a través de la atmósfera que se genera en modestos pobladores marginales del rió Mapocho. El autor del libro se basa en como actúan los personajes en su psicología, esto permite a la gran probabilidad de lectores de conocer sus conflictos y resentimientos, anhelos, esperanzas y problemas.


Cada personaje que construye el relato tiene una tendencia o una forma de actuar clara, y también con problemas lo cual los hace netamente humanos. Desde la publicación del libro llamo la atención por el mundo que representa y su lenguaje “audaz”, que se asemeja al de los obreros, al cual es una realidad que Nicomedes Guzman conoció desde su infancia.

Este escritor de alguna forma envuelve la obra con una nueva visión de la marginalidad, dándole una gota de esperanza y redención.

El libros s una clara concepción de la vida expresada explícitamente a través de ejemplos sencillos, dando a conocer o alentando a la esperanza de algunos.

El libro nos habla de Enrique Quilodrán que es un niño de ocho años que vive junto a sus padres y hermanos en un convento ubicado en unos de los barrios más pobres de Santiago, de Chile de 1921.

El niño representa claramente al autor de este, el escritor Nicomedes Guzmán. Es la historia de su infancia. Corresponde a la historia de su infancia y a la historia social obrera en Chile. Enrique posee muchas limitaciones, pero su familia esta bien constituida. Su padre, un chofer de tranvías, es un hombre Trabajador y amante de su esposa y su familia, es también un valiente
dirigente sindical que luchará con todas sus fuerzas contra el poder de la oligarquía que oprime y explota a los trabajadores. Su madre es una mujer humilde dedicada a su casa y a su familia; su más preciado tesoro.

Su hermana Elena es una adolescente que debió dejar el colegio por falta de recursos y ahora trabaja como obrera en una fábrica para ayudar a su familia. La unión de su familia contrasta con lo que Enrique puede ver sobre la forma de vida de los habitantes del conventillo. Padres alcohólicos y violadores, mujeres maltratadas, niñas abandonadas que dan a luz a sus hijos en la calle.

El niño se enfrente día a día a la violencia de la pobreza. Muy temprano es testigo de como asesinan a su mejor amigo en una barraca a donde ambos iban de vez en cuando a trabajar buscando viruta. Luego su pequeña amiga Angélica es violada por el conviviente de su madre y ya no la volverá a ver más.

A la vez Enrique ve a su padre luchar contra toda esta violencia y contra la desesperanza de la pobreza.

El libro está dividido en capitulos que van contando diferentes historias que vive el pequeño personaje protagónico. Muchos de los capitulos están titulados con los nombres de las personas que el niño conoce o comienza a conocer ¡Como olvidar al viejo Pan Candeal! Un mendigo que llega un día a dormir en las escaleras del conventillo.

Nadie sabe de donde viene, está lleno de dolor y mugre, pero pronto se irán revelando los misterios con respecto a él.

Y así continuan apareciendo muchos más personajes e historias entrañables. La sangre está en las batallas contra el poder que mata a sangre fría en protestas y paros. La esperanza, en un niño que está por nacer en la familia de Enrique. Quizás Guzmán quiso simbolizar en ese niño la esperanza que tenía de un Chile nuevo, más justo y solidario.

Quién quiera conocer de cerca la formación a través de los años de la capa más pobre de la sociedad chilena, debe leer este libro. Pero también les es necesario leerlo a aquellos quienes quieran acercarse a la esencia de la pobreza humana; la pobreza de dinero y la de corazón.

Para terminar no puedo dejar de contarles que mientras leía este libro me pareció imperdonable, viviendo yo en Santiago de Chile, seguir leyendolo y no ir a conocer el barrio en que se desarrolla la historia. Así es que paré la lectura y allí fuí. Temerosa tal vez de no encontrar nada antiguo entre tanto cambio moderno y edificación nueva del Chile actual. Pero entre todo esto me encontré frente a una pequeña casa antigua con una placa en su exterior. Esta decía que ese era el barrio de "La sangre y la esperanza". Pero yo sabía que Enrique no vivía en una casa, sino en un conventillo. Seguí mi camino y cuando ya había perdido un poco la esperanza, me encontré frente a frente con una destartalada puerta abierta que daba a un pasillo estrecho y humilde lleno de puertas cerradas con candado. Un lugar abandonado, una cápsula en el tiempo con paredes color ladrillo; el olor del libro, olor a ladrillo. Ahí supe que podía continuar mi lectura, ahí volvió en mi la sangre al cuerpo, y también la esperanza.

Por las aceras, la humanidad del suburbio desparramaba su fatalismo sin manos de luz para contener una esperanza: mujeres panzudas, rodeadas de chiquillos descalzos, piojosos, con mantas de saco; borrachines que dormían con la cabeza puesta sobre sus propios vómitos, con el vientre a la vista; jugadores de chapitas tintineando monedas entre las manos sucias; grupos haciendo rueda a una pareja que cuequeaba.


Como se expresa anteriormente el libro de Nicomedes Guzmán, es una realidad cruda de cómo se vivió y a la vez se vive en los barrios con mas limitaciones. Que ser pobre no necesariamente implica estar limitado a una familia bien constituida. Que por mas cruda o fuerte que sea la realidad que limite a cada ser humano, siempre existe la posibilidad de corregir algunas de estas limitaciones que quizás por ignorancia o la misma cruda realidad, violaciones, muertes, nos e pueden llevara cabo.

Respecto a críticas del libro se puede decir que la realidad que expresa es fuerte, pero que para cada ente cada realidad va a tener un grado de crudeza diferente.

El libro quizas representa con su titulo la sangre y la esperanza el sudor, la lucha, la resignación, la rutina, limitaciones, y a la vez la esperanza, la pequeña luz que brilla, dándonos apoyo en momentos de nostalgia.

3 Comments:

Anonymous Anonymous said...

yu ju!!!!!!!!

al fin el blog"!!!!!

todo graxias a mi trabajo ajajaj....

emem si esta weno....

el mejor de todos jejej...

posteen...

www.fotolog.com/strato_xpitux...


pitux*****

6:42 PM  
Anonymous Anonymous said...

ta bueno ,largo pero super interesante,pitu no mienta igual yo creo que colaboro con xamullo.jajajajajajjajaajajaj.

1:20 PM  
Anonymous Anonymous said...

El resumen porfa!!!!!!!

9:51 AM  

Post a Comment

<< Home